Calendario | Foro de la AEEA | Noticias | Galería de Fotos | Canal YouTube | Area Privada

Sobre el uso de la teoría de la Verdadera Destreza para el estudio de armas distintas a la ropera

Imagen de Alberto Bomprezzi
Hace algún tiempo - años, en realidad - que leo y escucho opiniones al respecto del uso de la Verdadera Destreza para estudiar y practicar la espada larga, u otras armas y, aunque es un tema que pensaba que, por lo menos en España, se ha ido entendiendo con el tiempo, hace poco leí algunas opiniones que claramente mostraban que no era así. Por ello, he decidido poner por escrito algunas reflexiones sobre el tema que configuran la filosofía sobre la que he construido la Práctica que yo mismo, junto con otros profesores, enseñamos en la AEEA.
 
En realidad, no es algo particularmente excepcional, tan solo una consecuencia lógica de la necesidad de organizar y crear una escuela de esgrima, objetivo ambicioso y estimulante, pero sobre todo necesario para el que, como yo, se dedica a ello de manera profesional.
 
Y quiero hacer constar que no pretendo con este y otros artículos que vendrán en breve, criticar a nadie, sino simplemente expresar mi forma de entender la Esgrima con Armas Históricas y, de alguna forma, intentar influir para, llamémoslo así, "Hacer subir nuestro nivel de exigencia". 
 
La Esgrima Histórica, a mi entender, se merece más que simplemente ser histórica, debe aspirar a ser buena, de calidad. Pero para ello hay que enjuiciar lo que se hace con humildad y realismo, para aceptar donde se encuentra uno a nivel personal y luchar por seguir aprendiendo y mejorar. La autocomplacencia es nefasta y es el mayor obstáculo para el aprendizaje que uno puede encontrar.
 
En primer lugar, establezcamos los cimientos de nuestro discurso: La destreza es una Teoría más que una Práctica.
 
¿Qué es la Teoría?
 
Definimos como Teoría o Ciencia, el conjunto de principios generales, conceptos, términos y técnicas que se utilizan para definir, explicar y analizar la Esgrima.
 
En la Teoría española del XVII (la Verdadera Destreza) el lenguaje verbal y gráfico que se usa nace esencialmente de la Geometría.
 
¿Qué es la Práctica? 
 
Aunque es cierto que puede tener otro significado, en este contexto y para el caso que nos ocupa, vamos a considerar que es "Lo que un diestro hace cuando tira, el conjunto de sus movimientos, gestos técnicos, acciones de la espada, implementación de técnicas en la realidad física del entrenamiento o del asalto".
 
La Práctica, y su aplicación, sea mejor o peor, es la consecuencia de la fuerza, coordinación, equilibrio, habilidad personal y años de entrenamiento del individuo que la implementa y solo más tarde del uso de una Teoría verdadera y bien construida.
 
¿Siendo así puede deducirse la Práctica a partir de la Teoría?
 
Prestando atención a la definición que arriba se incluye tendremos que concluir que no. Y no hay más que hacer una pequeña reflexión para entenderlo. Saber que es el movimiento natural, no significa que se sepa ejecutar dicho movimiento de forma correcta, por el motivo de que su ejecución puede variar sustancialmente según cada momento, el ángulo, la distancia, la longitud y el peso de la espada, la posición de las piernas, de los brazos, la flexión ejercida en el cuerpo por los tiradores, etc...
 
Saber que es el Angulo Recto no significa entender cómo controlarlo, es algo completamente independiente. Hace falta saber mover los pies, el cuerpo, los brazos, variar los agarres del arma, manejar la espada con soltura, en resumen hay que saber esgrima previamente para ser capaz de entenderlo. La Práctica es algo físico y requiere por lo tanto habilidades relacionadas con el cuerpo, los músculos y la coordinación, sin esas cualidades la lectura es insuficiente.
 
Para entender la Teoría hay que manejar ya la Práctica con cierta soltura. La Práctica va antes, sin ella no hay forma de entender los tratados.
 
Dicho esto, planteo de forma retorica la pregunta: Si la Destreza es un sistema del XVII ¿Para qué usarla para estudiar un arma del siglo XV como la espada larga?
 
La respuesta es simple y clara aunque a muchos les cuesta entenderlo: La Verdadera Destreza es, entre otras muchas cosas, una Teoría Pura, abstracta, fruto de la razón y basada esencialmente en la Geometría. No se centra en describir técnicas (En general se describen pocas en los tratados) sino en construir un corpus conceptual y terminológico que ayude al diestro a analizar y entender. Es de alguna forma un lenguaje específico para la Esgrima.
 
Por ello es dicho lenguaje, la parte de la Verdadera Destreza que se aplica a las armas distintas a las espadas del XVI y del XVII. Es decir, los elementos objetivos y universales, que se extraen de la Geometría y, por ende, válidos en todo momento. Estos elementos son muy sencillos y fáciles de aplicar cuando se entiende el método.
 
Lo que se usa es la Teoría tal y como la acabamos de definir, no la Práctica. Y esto no plantea problema alguno ya que la Práctica procede del entrenamiento de años en sala, no de intentar hacer tretas de ropera. El uso de los conceptos y principios es útil y ayuda a entender el conjunto, pero en ningún caso se trata de ejecutar tretas, sino de utilizar las herramientas teóricas de la Verdadera Destreza para explicar y analizar lo que hacemos de forma precisa y comprensible.
 
Por por un ejemplo, si el movimiento violento es el que sube la espada de un plano a otro, es obvio que da igual el tipo de espada que se use, ya que la definición del movimiento es independiente de la forma práctica en que ese movimiento se ejecuta. Dicha ejecución varia de espada a espada incluso entre espadas de la misma época y su enseñanza es competencia del profesor, no hay forma de explicar esos detalles en un libro.
 
Por eso es perfectamente posible usar el movimiento violento para describir el movimiento ascendente de una espada larga, tanto como el de una ropera o el de un palo para el caso que nos ocupa.
 
De la misma forma, las Rectitudes, entendiendo por tales las zonas teóricas usadas para la definición del espacio alrededor del diestro agente, existen para todo tipo de espada, palo, lanza, etc... con independencia de su morfología. La rectitud de adelante será la misma si usamos una ropera, una espada larga, un kampilan o una katana, aunque sus medidas variarán según la longitud de cada arma.
 
Y, por poner un ejemplo más, resulta indudable que el concepto de Angulo Recto que se refiere al control de la Línea Central, existe en todos los métodos de todas las artes marciales, incluso en el Kunst des Fechtens aunque se explique de forma distinta a como se hace en la Verdadera Destreza.
 
Por ello, si las explicaciones que da la Verdadera Destreza sobre cómo controlar la Línea Central pueden ayudarnos, ¿por qué no acudir a ella para ayudarnos a entender? Lo que buscamos es comprender la esgrima, y si disponemos de una buena herramienta ¿Por qué no utilizarla?. Hacerlo no implica no estudiar a su vez la espada larga desde el Kunst des Fechtens, sino complementar ese estudio desde una perspectiva distinta que lo enriquece.
 
En realidad, la trasposición de la Destreza a la espada larga es tan viable como a cualquier otra arma con independencia de su tiempo y lugar ya que es una herramienta de análisis y comprensión y no una colección de técnicas. Este axioma ya lo indicada Luis Pacheco de Narváez.
 
Si se consultan los tratados del siglo XVII puede verse que se describen pocas técnicas en general y, cuando se hace, se explican siempre desde la perspectiva de los medios y movimientos involucrados y suelen ser acciones muy simples, por el simple hecho de que las acciones más complejas aparecen en la Práctica, es decir en la fase de ejecución en el asalto libre y allí los factores que afectan no pueden ser descritos en la fase de análisis intelectual.
 
La Verdadera Destreza tiene además la ventaja de ofrecer términos en español, bastante precisos, lo que para un docente es un lujo; enseñar teniendo que pronunciar en una lengua tan distinta como el alemán resulta incomodo y confuso porque en general son pocos los que saben pronunciar y entender dicha lengua.
 
Tampoco pretendo que nos engañemos. La Verdadera Destreza no sirve de nada si no se es hábil con la espada, ni se usa para hacer combates bonitos ni hace a nadie más o menos efectivo. Eso puede ser una consecuencia (O no), porque depende del tirador, de los oponentes con los que tira y de los profesores que le enseñan factores que afectan, pero sobretodo del que tira. La Verdadera Destreza ayuda a entender. Y es cierto, por la experiencia que tengo, que resulta menos fácil de aplicar a la espada larga que a otras tipologías de espadas y combinaciones de armas, por el hecho de que agarrar la espada a dos manos cambia notablemente la geometría del perfil necesario y la biomecánica asociada.
 
Sin embargo, con sus limitaciones, para los que hemos organizado la práctica de la Esgrima Histórica en escuelas, con su método de esnseñanza, sus niveles de alumnos y docentes y un desarrollo de clase, la Verdadera Destreza es un privilegio. Porque se tiene en las manos una herramienta relativamente sencilla que te permite enseñar y explicar a muchos y variados alumnos con muchas y variadas armas acudiendo simplemente a la geometría y a tres o cuatro conceptos relativos a los ángulos y distancias y en castellano.
 
¿Que no se usaba la Verdadera Destreza en el siglo XV?. En efecto, así es, pero no creo que tenga importancia. La Práctica actual es, se quiera o no, del siglo XXI y pretender que se está haciendo lo que ellos hacían en el siglo XV porque se usa un texto del siglo XV es un pensamiento falso de base.
 
Es necesario asumir que no hay manera de saber como hacían las cosas en el pasado, aunque lo que hagamos pueda ser parecido. Hagamos lo que hagamos en la práctica y leamos lo que leamos, nunca lo sabremos. Lo que sí podemos hacer es una práctica solvente y seria, es decir, realizar movimiento adecuados y precisos, cerrando las líneas propias y abriendo las del oponente, sabiendo cambiar de ritmo, coordinando bien los pies y las manos, usando el cuerpo para mover el arma y no los brazos, manejar la espada con velocidad y control, etc.... 
 
Esto es lo único que podemos hacer y podemos hacerlo bien o mal. Esto no aparece en ningún tratado, ya que es lo que constituye la parte Práctica de la Esgrima. No se puede aprender en un libro. Ninguna disciplina práctica se aprende en un libro. Por ello, no queda más remedio que asumir que los tratados no hacen al diestro sino que ek buen diestro se hace entrenando bien y el diestro realmente bueno se hace entrenando bien y habiendo nacido con condiciones personales favorables.
 
Quiero insistir en que esto no significa que no se deben leer y estudiar los tratados, dedicándoles tiempo y esfuerzo. Es importante y muy positivo hacerlo; solo hay que asumir que su lectura y estudio no puede de ninguna forma sustituir el entrenamiento y la destreza práctica que se apoya y viene de un lugar distinto, más físico y muscular.
 
Para concluir: Si yo uso la Verdadera Destreza para explicar lo que estoy enseñando en clase, lo hago porque me es útil para aprender y enseñar, ya que la Verdadera Destreza es un lenguaje para la Esgrima igual que el solfeo lo es para la Música.
 
Y si un músico usa el lenguaje musical, el solfeo, para escribir la música antigua que interpreta, yo como diestro hago lo mismo en mi disciplina, uso el lenguaje que encuentro más útil, la Verdadera Destreza, para explicar y enseñar. Esto no implica no usar conceptos y términos provenientes de otros sistemas como el kunst des Fechtens.  De hecho, en la práctica, todos los usamos, mezclándolos según nos parezca más o menos conveniente. Esta adaptación moderna no hace la Práctica menos histórica. Esta forma de plantearlo, como veremos, obliga al profesor a ser responsable de lo que hace, privándole de la cómoda posición que ofrece el enfoque de la interpretación de los tratados, y es, a mi entender, bastante más honesta.
 
Es indudable que la espada y el libro forman parte de un todo, pero hay que aceptar que, si de lo que hablamos es de Esgrima, el libro es el complemento de la espada, entonces, ahora y siempre.