Calendario | Foro de la AEEA | Noticias | Galería de Fotos | Canal YouTube | Area Privada

Vorschlag y Destreza (IV y último)

Imagen de Miguel Palacio

"Los cabos sueltos ya ato
el círculo llevo al cabo
y con la Destreza enlazo
las glosas del franconiano
quedando todo ordenado,
argumentado y probado,
es hora de ir entonando
el quod erat demonstrando."

Golpea el primero, con velocidad e intención, a la apertura más cercana. ¿Y si fuera "hacia la apertura más cercana"? ¿Y si con ésto se nos esta advirtiendo, de forma algo rudimentaria debido a la falta de conceptos geométricos con los que  trabajar, que con el golpe inicial ha de buscarse ocupar el plano vertical primario, ya sea atacando a una apertura que ya se encuentra en el plano vertical primario, ya sea desplazando éste para que incluya a la apertura más cercana?

¿Traido por los pelos? Puede ser, pero no tanto como podría parecer: en alguna de las fuentes se indica que el golpe inicial nos pone a salvo de las cargas del oponente al poner nuestra punta enfrente suya, lo que, si se analiza detenidamente, no es más que el efecto de ocupar el plano vertical primario. Además, si el golpe ha de darse con intención y hacia la apertura más cercana, el dejar la punta delante del oponente implicaría que nos hemos quedado cortos si pretendíamos golpearle, pero que, por decirlo así, todo sigue de acuerdo con nuestros planes si lo que pretendíamos era ocupar el plano vertical primario.

En cualquier caso, la prueba geométrica es contundente. Dada una apertura ofrecida por el paciente, ésta puede o no estar en el plano vertical primario; si lo está, atacar directamente a esa apertura nos hará ocupar el plano vertical primario, dificultando la defensa del paciente contra nuestro acometimiento y facilitando nuestras posteriores acciones defensivas y ofensivas; si no lo está y atacamos directamente hacia la apertura, el paciente podrá defenderse con mayor facilidad e incluso acometernos durante o después de su defensa con mayores garantías de éxito y seguridad que las nuestras: en el mejor de los casos (en ausencia, claro está, de craso error del paciente) no se obtendrá ventaja alguna del acomentimiento; pero si la apertura no está en el plano vertical primario y acometemos de tal manera que nuestro desplazamiento haga que el nuevo plano vertical primario contenga la apertura que estamos atacando, gozaremos de las mismas ventajas que en el primer caso.

Así, se podría decir que, para ser plenamente eficiente o, como decian los autores de la verdadera destreza, conforme a ciencia, el golpe inicial ha de tener el objetivo primario y fundamental de ocupar el plano vertical primario (ya sea que éste sea ocupable, ya sea generando con nuestro desplazamiento uno nuevo que sí lo sea) y los objetivos circunstanciales, que incluso se podrían plantear como consecuencias coyunturales de alcanzar el objetivo primario, de golpear al contrario o forzarle a ejecutar acciones defensivas sin ningún potencial ofensivo.

Y si se entiende así, la ventaja proporcionada por el golpe inicial, si éste es ejecutado correctamente, se mantiene independientemente de la capacidad del contrario, lo cual quizás era lo que el maestro de Liechtenau y sus seguidores pretendían decirnos al hablar de golpear primero, con intención y velocidad y a la apertura del contrario.

O quizás no.