"Blandir la Espada" alusiones a la Destreza de Car

Foro dedicado a la Esgrima Antigua, Clásica, Histórica. También se habla de armas y armaduras, asi como de sus técnicas de combate.

Moderadores: Rorro González, Carlos Urgel (Cat), Marc Gener

Avatar de Usuario
Marc Gener
Madrid
Madrid
Mensajes: 1509
Registrado: Lun Jun 02, 2003 5:44 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Marc Gener » Mié Abr 18, 2007 10:09 am

A ver, no nos embalemos....

El libro de Cohen es bueno para la parte que el autor domina bien, es decir, la esgrima deportiva en el s. XX, incluyendo sus antecedentes, sobre todo de las escuelas italianas y sus grandes figuras, del XIX. Está escrito en un estilo ameno y fluido, cargado de anécdotas y de detalles de esos que solo alguien que haya estado metido en el mundillo durante tanto tiempo como el autor puede contar con la gracia con la que lo hace Cohen. En ese sentido, el libro a mí me pareció de lo más entretenido.
El problema es cuando se mete en temas que domina menos, como la historia de la esgrima antes del XIX, o la (¡El horror! ¡El horror...!) historia del armamento. Allí, simplemente, patina. Por otro lado, y en cuanto al tema que tanto indigna al respetable, el hombre se limita a repetir lo que citan sus fuentes, cuyo prejuicio sobre la escuela española puede remontarse a una sola fuente: Egerton Castle. El "pecado" de Castle fue no entender la bibliografía española. Posiblemente, ni tan solo sabia el español suficiente (italiano si sabía) para intentar atacar el estudio de algo tan a priori poco digerible como Carranza o Pacheco. Sin embargo, el mismo Castle (pregunta de las que quedan en el aire... a todo esto, ¿cuantos de los presentes se han leído “Schools and Masters of Fence”? Leído de verdad, de cabo a rabo, incluyendo la bibliografía.) reconoce que no entiende como un sistema tan incomprensible (para él) dio lugar a semejantes espadachines, tan universalmente respetados como la literatura de la época evidencia. Los mismos autores españoles que en la misma época tratan sobre el tema lo hacen con un conocimiento de la esgrima española del XVI-XVII más que limitado, sin embargo, eligen quedarse con la parte que más les conviene (i.e. gusta) del tema, es decir, con lo de que eran buenos, con lo cual el sistema, que tampoco acaban de controlar, tenía que ser bueno por narices. Es decir que, en el fondo, pecan de lo mismo que Castle, a su manera. Que raro, historiadores amateurs de finales del XIX arrimando la brasa a su sardina... La cuestión es que las fuentes hay que saber analizarlas. Y Cohen no lo hace lo bastante bien. Que las fuentes de alguna manera estén de acuerdo con los prejuicios que él mismo pueda tener por motivos socio-cultural-geo-cronologicos, no hace sino ayudar. Que raro, un historiador amateur de finales del XX arrimando la brasa a su sardina... El mismo Anglo intenta hacer una revisión crítica de Castle al respecto de la esgrima española, pero acaba estrellándose con el mismo problema, es incapaz de realizar un asalto en condiciones a la bibliografía original, y también acaba asimilando un problema propio con un defecto del objeto de estudio, es decir, asume una complejidad superlativa en el sistema de esgrima en vez de buscarla en el proceso de interpretación. O, hablando en plata, si no lo entiende él es porque el sistema es muy complejo, no porque él sea incapaz de descifrarlo. Y eso que Anglo de amateur no tiene nada. Lo cual demuestra una vez más la necesidad de mantener constantemente un cierto sentido crítico al trabajar con las fuentes de todo tipo, algo que, por ejemplo, Yeyo no deja de recordarnos constantemente, de manera muy acertada.
En resumen, que si queréis disfrutar del libro de Cohen, saltaos (o al menos no os hagáis mala sangre) los capítulos del principio, y saborear el resto, que es muy ilustrativo, amén de entretenido. Ah, por cierto, la versión original del libro, si podéis leerla, está mucho mejor. La traducción al español, lamento decir, está recortada y traducida un poco con el c... con el cerebro poco aplicado a la tarea, ejem. Eso también habría que tenerlo en cuenta a la hora de ponerse a rajar...
Marc
"Living and trying to learn"
--------------------------------------------------
"...si com l'arnès d'acer a colp s'engruna
e lo de ferr hun petit colp lo passa,
quan són units no-ls destru res llur massa..."

Avatar de Usuario
Yeyo
Mensajes: 868
Registrado: Lun Ene 19, 2004 7:08 pm
Ubicación: Santander, Cantabria

Mensaje por Yeyo » Mié Abr 18, 2007 12:15 pm

Marc Gener escribió:O, hablando en plata, si no lo entiende él es porque el sistema es muy complejo, no porque él sea incapaz de descifrarlo. Y eso que Anglo de amateur no tiene nada. Lo cual demuestra una vez más la necesidad de mantener constantemente un cierto sentido crítico al trabajar con las fuentes de todo tipo, algo que, por ejemplo, Yeyo no deja de recordarnos constantemente, de manera muy acertada.
Me está dando la sensación de ser un plasta.

Como ha dicho Marc, los conocimientos de Cohen se difuminan a medida que se aleja de los siglos XIX-XX, que sin duda son los que él domina, aunque yo no soy quién para juzgarlo en ese punto. Por el contrario, las referencias a la Antigüedad y Alta Edad Media, extremadamente breves, son completamente olvidables, pese a que en el subtítulo se haga referencia a los gladiadores: creencias historiográficas decimonónicas completamente superadas, disparates varios y errores en la ortografía latina incluidos.

Se ve que el tipo tira de autoridades como Burton, Oakeshott y Castle. Y si bien éste último es bastante condescendiente con respecto a la escuela española, él lo es más aún. Sydney Anglo parece ser más imparcial, y aparentemente tira directamente de las fuentes primarias, pero finalmente (pags. 89-90) acaba cayendo en el amplificatio ad absurdum que él achaca a Carranza, Thibault y compañía. Lo cierto es que, para comprender cualquier fenómeno del pasado, hay que asumir nuestra posición de inferioridad con respecto a los que destacaron en dicho fenómeno en el pasado, no adoptar un posicionamiento de superioridad. En otras palabras y por poner un ejemplo de la mentalidad al uso en la arqueología experimental: si yo no consigo emplear eficientemente un utensilio medieval, jamás deberé llegar a la conclusión de que dicho utensilio era inservible, sino que yo esto haciendo algo mal.

Volviendo a lo anterior, el problema de obras como “The Book of the Sword”, o buena parte de la obra de Oakeshott, es que fueron escritas en un momento en que la ciencia arqueológica se encontraba en pañales y ni tan siquiera contaba con métodos de datación, como el C14 o la termoluminiscencia, para aplicar a los restos asociados a las armas, y así poder atribuir una cronología a éstas. Además, la metodología de Burton y Oakeshott deja bastante que desear en muchos aspectos. Cuando se estudia la arqueología europea hay que tener en cuenta qué partes del continente constituían el epicentro sociopolítico, cultural, económico y demográfico… y cuales eran territorios marginales. Aunque hoy en día esto se haya invertido, aplicar una mentalidad anglocéntrica (o germanófila) a la concepción del desarrollo armamentístico occidental puede llevarnos a conclusiones ridículas. Supongo que todo esto es, en parte, a lo que Marc se refiere.

Decir, por ejemplo, que la esgrima la inventaron los griegos y celtas de Bretaña hacia el siglo X a.C., como hace Cohen (cito de memoria), no sólo supone ignorar que la primera cultura celta, la de Hallstatt, surgió en centroeuropa hacia el VIII a.C. y no llegó a las Islas Británicas hasta siglos más tarde, sino que denota ciertas deficiencias metodólogicas… eso por usar un eufemismo. En la clasificación tipológica de Oakeshott, por ejemplo, se echa en falta un estudio geográfico de las piezas, mapas de dispersión, etc. Algo fundamental en cualquier estudio científico que se precie. Y su tipología, basada exclusivamente en la forma de la hoja y no en la coincidencia de otros elementos, le lleva a establecer líneas evolutivas bastante absurdas. Luego Cohen recoge todo ello de libros que tienen 50 años para escribir un trabajo divulgativo que es un reflejo del estado de la ciencia arqueológica a principios del siglo XX.

Con esto no quiero restar importancia a la aportación que estos investigadores realizaron en su momento. Y también hay que tener presente que hablo del período anterior al siglo XI.

Álvaro Clavero
Madrid
Madrid
Mensajes: 54
Registrado: Jue Feb 01, 2007 4:55 pm
Contactar:

Mensaje por Álvaro Clavero » Mié Abr 18, 2007 5:48 pm

no iba a mala leche... que conste
¡ No, por cierto ! jajaajj,

tenemos distintos puntos de vista, pero estamos en el mismo bando y entre caballeros.

Yo de práctica no tengo ni pajolera (si se me permite la expresión)
Entiendo los principios basicos de forma muuuuuy superficial pero no le doy yo mucho a lo de ganar los grados de perfil que digamos.
referencias a la Antigüedad y Alta Edad Media, extremadamente breves, son completamente olvidables
Muy de acuerdo, hasta un inutil como yo se ha dado cuenta de eso.

Pero tambien estoy de acuerdo en que es un libro muy ameno con un porrón de anécdotas y que divierte mucho leerlo aunque no se sepa nada del tema.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 34 invitados